Este es la segunda parte de una serie de tres partes. Lea la primera parte del articulo sobre el North End de Newport y los planes de la ciudad para el futuro de esta área, aquí.

Phyllis Mulligan tenía siete años cuando su familia se mudó a Newport. Siendo una niña, vivió en un par de casas en otras partes de la ciudad, nunca en el North End. Hace unos 25 años, la situación cambio y todo se volvió demasiado caro.

 “Así es como terminé aquí. No pude encontrar nada, no podía pagar un alquiler en cualquier parte “, comenta Mulligan. "Literalmente vivía en mi automóvil porque no tenía un lugar donde quedarme y alguien me dijo: “Oye, ¿por qué no solicitas el ingreso a Park Holm?”

Mulligan ha vivido en Park Holm, un complejo de viviendas públicas en North End, desde entonces. Park Holm es uno de los varios complejos de viviendas del vecindario, que ocupa gran parte de la zona residencial del North End. El North End tiene más viviendas subvencionadas que cualquier otra parte de Newport. El resto del parque de viviendas en North End también tiende a ser más asequible que en otras partes de la ciudad.

Para la residente Cynthia Moreino, la asequibilidad es solo uno de los beneficios de vivir en North End. “Siempre me gustó el North End. “Es mucho más tranquilo para mí, como si no fuera tan urbano ", comenta.

Moreino ha estado en el North End desde que tenía 19 años. No es ajena a los cambios en su barrio. Moreino solía vivir en Tonomy Hill, un antiguo complejo de viviendas públicas de estilo acuartelado que fue deteriorándose. Hace unos 15 años, Tonomy Hill fue reemplazado por un nuevo complejo dirigido a personas de ingresos mixtos con casas adosadas de colores brillantes, llamado Newport Heights. Ahí es donde Moreino vive ahora.

Muchos residentes de North End dicen que fue un cambio para mejor. Pero ahora la ciudad está adoptando un nuevo plan de remodelación en el área comercial del North End, y Moreino está preocupada.

“Nos han ignorado durante tantos años. Eramos como 'el gueto', personas de bajos ingresos y de color, este tipo de cosas”, comenta. "Y ahora, se encendió una bombilla en la cabeza de alguien que dice: “Mmm, North End se ve bastante bien ahora”.

La preocupación es que el rediseño en North End acelerará la gentrificación, aumentará el valor de las propiedades y obligará a los residentes a salir de su vecindario.

Para algunos propietarios de viviendas en North End, el área se siente como el último pilar de asequibilidad de vivienda en Newport.

“Yo diría que es importantísimo para las familias que siempre han vivido en Newport y quieren quedarse en Newport, y pueden encontrar un lugar que sea más asequible”, dice Ryan Hazinakis, un agente inmobiliario del North End.

Pero el valor de las propiedades en el North End ya está aumentando. Hazinakis señala una serie de factores que afectan a toda la isla, como la prevalencia de segundas residencias y alquileres de corto plazo, incluido los Airbnbs.

Aun así, las propiedades inmobiliarias de North End tienden a ser considerablemente más baratas que las de la ciudad en su conjunto, donde el precio medio de una vivienda unifamiliar supera el medio millón de dólares.

“Newport sufre la misma suerte que otras ciudades de la Costa Este, es deseable. Y especialmente una ciudad en una isla con viviendas del siglo XIX. Es muy deseable. Y los recursos son finitos”, comenta Kim Salerno, presidente de la Junta de Planificación de Newport.

La visión que el Consejo Municipal de Newport adoptó por unanimidad el mes pasado, busca traer más empleos mejor pagados durante todo el año a la ciudad mediante la creación de un “distrito de innovación” en el North End. El nuevo documento es una guía sobre cómo llegar a ese punto y expresa que los residentes actuales deberían beneficiarse de la futura regeneración en su vecindario.

Sin embargo, a los residentes como Cynthia Moreino les preocupa que los habitantes deban salir del área antes de que puedan disfrutar de estos beneficios.

"Simplemente siento que van a hacer todo esto, construir todo esto, y luego volverán a sus casas ya que ellos no tienen que preocuparse por perder en ningún momento", comenta Moreino.

Esas preocupaciones sobre el desplazamiento o exclusión están bien razonadas, comenta Christian Belden, director ejecutivo de la organización Church Community Housing Corporation de Newport. Él cree que es probable que el desarrollo de mayor densidad en el área comercial del North End aumente el valor de las propiedades y, por lo tanto, los impuestos a la propiedad en los alrededores.

Los nuevos desarrollos no deberían amenazar la vivienda pública en el North End, ya que esas unidades de vivienda están bien salvaguardadas. Los complejos de viviendas asequibles de propiedad privada también están protegidos por restricciones de escritura que generalmente duran unos 30 años. Pero el aumento del valor de las propiedades podría determinar si los propietarios se quedan o se van, comenta Belden.

“Para los residentes que viven en esa área, que apenas pueden llegar a fin de mes, y que son un gran número de ellos, un aumento en los impuestos a la propiedad podría obligarlos a tener que vender su casa y mudarse a otro lugar, porque no pueden permitirse pagar los impuestos a la propiedad”, comenta Belden.

Algunos residentes en viviendas subvencionadas enfrentan una preocupación adicional, llamada "efecto acantilado" o “cliff effect”.

Las unidades de vivienda pública y viviendas asequibles de propiedad privada pueden protegerse a medida que avanzan nuevos desarrollos, pero existen límites de ingresos para los residentes.  Pero cuando otras opciones asequibles en Newport comienzan a desaparecer, algunas personas tienen que rechazar oportunidades económicas de trabajo para quedarse en sus hogares y no incrementar sus ingresos.

El cliff effect ya ha afectado a Phyllis Mulligan.

"Da miedo porque no quieres un aumento", comenta Mulligan. “Es como, 'Dios mío. ¡Si gano dinero, voy a tener que perder mi casa, mi apartamento! "

El Plan Urbano de North End tiene como objetivo mitigar el cliff effect al incluir la creación de nuevas unidades de vivienda para la fuerza laboral y realizar más capacitación laboral para ayudar a los residentes actuales a asegurar trabajos mejor pagados que resulten de un rediseño del vecindario.

El plan también aborda la gentrificación preservando la zonificación residencial existente en el North End y pidiendo la protección de viviendas asequibles con restricciones de escritura, ya que esas restricciones eventualmente caducaran. Esa situación ha desplazado a personas antes en Newport.

Estas medidas son prometedoras, pero no son una solución milagrosa. Es por eso que el Plan Urbano del North End también pide a la ciudad que continúe revisando los problemas de gentrificación y promulgue soluciones creativas para proteger el vecindario del North End.

"Realmente no tenemos una comprensión definitiva de cuál es la dinámica en este momento", comenta Salerno. “Quiero decir, la dinámica es que los precios están subiendo. Pero es necesario comprender mejor cómo ocurre exactamente el desplazamiento ".

En el futuro, el plan pone la responsabilidad sobre la ciudad para que tome medidas serias que eviten la exclusión y propongan políticas adicionales para proteger a los residentes.

Mulligan comenta que es alentador ver a los residentes reunirse y que los representantes de Newport nos escuchen. Hace años, cuando estaba luchando por encontrar un lugar asequible para vivir, no sentía que la gente reconociera el desplazamiento como una amenaza para la comunidad.

"Parecía que a nadie realmente le importaba si la gente se iba o no", comenta Mulligan. "No les importaba -" ¿Quieres irte? Adelante, váyase, de todos modos, no tenemos ningún lugar para usted '. Y ahora la gente dice: “Realmente nos importa”.

Pero gran parte del trabajo real queda por hacer para garantizar que esta visión equitativa se convierta en una realidad equitativa.

Examinaremos más de cerca los esfuerzos para generar confianza en el plan y lo que viene a continuación en la tercera historia de esta serie.


Este artículo fue traducido por Lola Herrera-Ximenez.

Antonia Ayres-Brown es la reportera de Newport para The Public's Radio, la estación de radio pública de Rhode Island. Habla español y puede ser contactada en antonia@thepublicsradio.org