En un año normal, el alcalde de New Bedford, Jon Mitchell, pronunciaría su discurso anual sobre el estado de la ciudad en un auditorio, donde expondría el progreso de la ciudad en todo, desde las escuelas hasta la atención médica municipal.

Pero la pandemia ha cambiado todo eso.

El jueves, Mitchell se dirigió a sus electores desde detrás de una pantalla de computadora, enfatizando lo que la ciudad ha hecho durante la crisis de salud que ha dejado más de 2.300 residentes infectados y 135 muertos.

"No hay que cubrirlo con azúcar," dijo Mitchell. "El dolor es real, es amplio y es profundo."

Mitchell dijo que la ciudad reaccionó rápidamente cuando llegó el COVID-19, cerró los eventos públicos y ordenó el cierre de las actividades antes de que se reportara cualquier caso del virus. La ciudad es particularmente vulnerable porque alrededor del 15% de la población trabaja en la industria manufacturera y casi el 20% son latinos, un grupo que se ve afectado de manera desproporcionada por el virus.

"No esperamos a que el estado o cualquier otra persona nos dijera lo que teníamos que hacer," dijo Mitchell.

Entre las medidas positivas mencionó: implementar uno de los primeros sistemas de rastreo de contactos en el Nordeste; emitir dos órdenes de emergencia únicas para proteger a los trabajadores industriales; establecer un programa de pruebas para las tripulaciones de pesca; establecimiento de protocolos para residentes mayores y socorristas; y proporcionar máscaras gratuitas para todos los residentes de la ciudad.

Si bien la situación en New Bedford está mejorando, Mitchell dijo que los residentes deben ser cautelosos, especialmente porque los administradores posiblemente estén buscando reabrir las escuelas el próximo mes.

El alcalde dijo que la reapertura total de las escuelas representaría "un riesgo inaceptable de un brote." La administración de la escuela está desarrollando planes para el próximo año escolar que se anunciarán la próxima semana.

"No hay suficiente espacio o personal para separar a los estudiantes lo suficiente como para reducir el riesgo," dijo Mitchell.

El alcalde de cinco mandatos dijo que la ciudad se está preparando para otro posible aumento en los casos. Pero dijo que es optimista de que pruebas más disponibles, mejores opciones de tratamiento de COVID-19 y una mayor conciencia pública ayudarán a la ciudad a manejar un posible aumento futuro de infecciones.

“La resiliencia significa más que simplemente sobrevivir,” dijo Mitchell. "Significa no solo resistir el desafío, sino también recuperarse más fuerte."